Codigo ético del Yoga: Ahimsa

August 22, 2017

Hola de nuevo! 

Hoy queríamos profundizar contigo en el codigo ético del Yoga, porque el Yoga no és sólo una práctica, es un estilo de vida, verdad?

De hecho, Yoga es un estado del ser, y conocemos como yoga todas aquellas técnicas que nos permiten ir avanzando hacia ese estado. Y te preguntarás, "y cuál es ese estado del que hablas?", pues es nuestro estado natural como seres humanos, el estado de unión, de armonía y de neutralidad del cual nos hemos ido alejando y alejando. Sabiendo esto, ya podemos adivinar que las posturas (asanas), o la meditación, o las técnicas de respiración, son sólo una parte del Yoga. Nuestra práctica estará incompleta si no añadimos el trabajo personal observando el codigo ético del yoga, es decir los Yamas y Niyamas.

Los Yamas y Niyamas forman parte de los Yoga Sutras, aforismos (versos) escritos por el sabio hindú Patanjali, sobre el sigo III a.c, y que cubren todos los aspectos de la práctica y estilo de vida yoguico (los 8 pilares del yoga). 

La gran parte del tiempo estamos en contacto con otras personas, otros seres vivos, el etorno, la Tierra, siendo todo una gran influencia para nosotros, para nuestras mentes y bienestar. La mente siempre esta ocupada con las distracciones externas, y el primer paso es calmar la mente.

¿Cómo vivimos lo más correctamente posible con los demás? ¿Y con nosotros mismos? ¿ Y con nuestro planeta?

Los Yamas son abstenciones, principios Universales.

Los Niyamas son preceptos individuales.

Iremos profundizando en ellos más adelante. Hoy hablaremos un poco del primero de los Yamas: Ahimsa.

 

El significado de Ahimsa es "no-violencia" o abstenerse de causar daño alguno.

La primera reacción que tenemos (yo diria que todos nosotros) al hablar de la "no-violencia" es, ah, bueno, yo ya estoy observando este Yama en mi vida, yo no voy por ahi "repartiendo ostias", no pego a nadie, por tanto, no soy violento. Bien, eso está muy bien, pero, acaso Patanjali nos diria no seais violentos, si en realidad no fuéramos violentos? No. Patanjali sabe que somos violentos, que tenemos una tendencia a causar daño. Si, lo hacemos, aunque ni siquiera tengamos nuestra conciencia en ello. Preguntémonos: ¿Qué hay de la violencia hacia uno mismo? ¿Qué hay del daño que nos causamos cuando nos criticamos a nosotros mismos, nos decimos palabras negativas, nos juzgamos? ¿Qué hay del daño que causamos a nuestro cuerpo con los tóxicos que tomamos, o cuando no lo cuidamos de forma saludable?¿Como puede el mundo estar en paz, si no estamos en paz ni con nosotros mismos?

Puede que no nos pongamos violentos, tal y como usamos la palabra, con los que nos rodean, pero ¿que me dices de cuando criticas y juzgas a los demás?, ¿ Cuándo pierdes la paciencia con la cajera del supermercado, y le sueltas un moco? ¿Cuando eres injusto con alguien?

¿Acaso pensamos en la violencia que hay en nuestro plato? En nuestra nevera? A cuantos seres estamos causando daño con nuestra manera de alimentarnos, con nuestro consumo irresponsable?

¿Cuánta violencia hay en la ropa que compramos a precios irrisorios a costa de la explotación de otros seres humanos?

¿Cuánto daño han causado los productos del hogar, o de belleza que usamos todos los días?

De repente, no parece tan sencillo! Todas estas reflexiones sobre Ahimsa parecen muchas y pueden abrumarnos. No somos perfectos, nadie nos pide que seamos perfectos de la noche a la mañana, ni que nunca cometamos ningún error. Se trata de ir observándose cada día un poco, de ir dando pasitos hacia la dirección correcta, de ir sumando pequeñas acciones.

Como podemos ir reflexionando sobre Ahimsa en nuestro día a día? Una buena manera es tener un pequeño diario, y proponerte escribir en el durante unas semanas, un poquito todos los días. Antes de irte a dormir, haz un repaso sobre lo que ha ocurrido en el día, y repasa mentalmente todas las situaciones en las que crees que no has sido tan amable como lo podrías haber sido, si has sido injusto o has criticado a alguien, si te has machacado a ti mismo. Repasa el posible daño que han podido causar tus acciones y elecciones a otras personas, a ti, y a otros seres sintientes. Se sincero contigo mismo y escríbelo todo. Reflexiona sobre cómo puedes dar un paso hacia una vida más amable y consciente mañana. Y así, poco a poco, irás observando Ahimsa en tu vida, aplicando pequeñas acciones en tu día a día. Y recuerda, no se trata de ser 100% perfecto, se trata de ir sumando! Siempre sumando.

Iremos profundizando en más Yamas y Niyamas próximamente. Caminando juntos hacia un estilo de vida más pleno y consciente!

Nos vemos pronto,

 

Namaste

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Contáctanos

Síguenos

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon

​© 2017 Prana Yoga Andorra.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now